Esta belleza de mujer esculpida, no por lo dioses, sino por su propio esfuerzo, se llama Angelitahera y realmente ni un pedazo de mármol podría quedar más perfecto.Seguir Leyendo